EUROLIGA: REAL MADRID 104 - EFES PILSEN 84



El Real Madrid sumó su tercera victoria en la Euroliga esta temporada al tumbar al Efes turco (104-84) en un partido en el que comenzó de forma arrolladora y en el que llegó a disfrutar de una máxima ventaja de 25 puntos en el ecuador del tercer cuarto. El conjunto español llevó siempre la iniciativa, hizo correr a su rival, consiguió unos altos porcentajes en tiros de campo y tuvo en Carroll, máximo anotador del partido con 19 puntos, a su hombre más destacado. En el último cuarto los de Laso se durmieron y su rival redujo la diferencia a diez puntos, aunque no pudo culminar su intento de remontada.

Un arrollador comienzo de Rudy Fernández, ayudado por la intensidad defensiva blanca con tapón incluido de Mirotic, permitió al Real Madrid tomar la iniciativa en el marcador (7-2) desde las primeras jugadas. Los cinco hombres del quinteto inicial de Pablo Laso comenzaron muy enchufados en sus acciones ofensivas y subiendo líneas para retrasar el ataque visitante en la medida de lo posible. El equipo turco no pudo parar la avalancha blanca durante el primer cuarto y Ufuk Sarica se vio obligado a solicitar el primer tiempo muerto para aleccionar a los suyos con el objetivo de evitar que el conjunto español se despegara de forma clara en el marcador.

Las excelentes transiciones locales para ejecutar el contragolpe y la perfecta lectura del quinto hombre depararon unos diez primeros minutos llenos de intensidad y velocidad con un Madrid lanzado. Un tapón de Tomic frenó el tímido intento de reacción del Efes, basado en el tiro exterior, y permitió a los de Laso continuar con su alto porcentaje en tiros de campo con un Rudy por fin liberado de la férrea defensa de Guler. El 24-18 que reflejó el luminoso tras el primer cuarto contó con el balear y Cenk Akyol como hombres destacados con seis puntos cada uno.

En el segundo cuarto el Real Madrid siguió haciendo mucho daño en la zona a su rival, que no supo frenarle en ningún momento pero que logró mantenerse en el partido gracias a su acierto desde la línea de 6'75, llegando a reducir su desventaja a tan sólo tres puntos (30-27) cuando se acercaba el ecuador del segundo asalto. Pablo Laso aprovechó su primer tiempo muerto para encargar a los suyos forzar el bonus de Efes y un aumento en las transiciones.

Un triple de Mirotic devolvió los once puntos de ventaja local en el marcador (42-31) y obligó a Sarica a solicitar un nuevo tiempo muerto para subsanar los desajustes defensivos que por aquel entonces se observaba en el equipo turco. La irrupción en el partido de Carroll y la continuación de su gran momento de acierto, con dos triples que pusieron el broche de oro a la primera mitad, sirvió a su equipo para irse al descanso con una amplia ventaja de catorce puntos (50-36). Precisamente el jugador americano mandaba en la tabla de máximos anotadores tras los primeros veinte minutos con once puntos.

El encuentro se reanudó con el Efes centrado en frenar a Carroll, a lo que jugador blanco contestó con una asistencia, una recuperación y un triple en el primer minuto y medio del tercer cuarto. Así, el Real Madrid logró su máxima ventaja del partido con 18 puntos (57-36) que comenzaron a minar de forma clara los ánimos del equipo visitante. El único lunar de los de Laso en el partido, las numerosas pérdidas de balón, fueron solventadas por un excelente tiro exterior desde el que Carroll, entre otros, fueron finiquitando el choque poco a poco.

A falta de tres minutos para la conclusión del tercer cuarto, el Madrid hacía las delicias de la Caja Mágica gustándose a la hora de mover el balón y finalizar sus ataques con un amplio y lustroso repertorio de lanzamientos que acabaron por sentar a un impotente Sarica. Al término del tercer cuarto, en el que el Madrid aumentó su máximo ventaja a 25 puntos (78-53), el marcador reflejaba un solvente 81-62 en el que Carrol fue determinante con 19 puntos en 18 minutos disputados.

Se podía esperar que los últimos diez minutos de partido fueran coser y cantar para el Real Madrid, pero nada más lejos de la realidad. El equipo local sesteo durante los primeros minutos del último cuarto y permitió que Efes consiguiera reducir su desventaja a tan sólo trece puntos. Laso, nada conforme con lo que veía en la pista, arengó a sus hombres en un nuevo tiempo muerto para volver a subir el nivel defensivo y desbaratar así cualquier opción de remontada visitante. Los turcos, que se negaron a bajar los brazos en todo momento, siguieron intentando la épica aprovechando los cero puntos anotados por el equipo español durante los primeros cuatro minutos del último cuarto. Los de Sarica, conscientes de la falta de intensidad del Madrid, apostaron por un juego abierto destinado a jugársela desde la línea de tres.

Pese al despiste final y el pronunciado bajón de ritmo experimentado por el Real Madrid en la recta final del choque, los blancos no permitieron a su rival culminar su intento de remontada y sumaron su tercera victoria (104-84) en la Euroliga esta temporada tras sufrir dos derrotas en los dos enfrentamientos anteriores. Carroll con 19 puntos, Mirotic con 17 y Rudy Fernández con 14 fueron los más destacados de un partido en el que Sergio Rodríguez dio 10 asistencias.

FICHA TECNICA

Real Madrid: (24+26+31+23): Sergio Rodríguez (5), Carlos Suárez (15), Rudy Fernández (14), Mirotic (17) y Tomic (9) -quinteto inicial- Reyes (8), Pocius (2), Begic (4), Llull (5), Carroll (19), Ibaka (3) y Sanz (3).

Anadolu Efes (18+18+26+22): Tunçeri (10), Güler (8), Vujacic (8), Ilyasova (14) y Batista (4) -quinteto inicial- Ilievski (2), Akyol (6), Kuqo (15), Barac (2), Savanovic (15) y Balbay (0).

Árbitros: Lamonica (ITA), Boltauzer (SLO) y Mantyla (FIN). Eliminado: Tomic (m.39).

Incidencias: Partido de la quinta jornada del Grupo C de la Euroliga, disputado en la Caja Mágica de Madrid ante unos 10.251 espectadores.



Share

BALONCESTO: LIGA ACB J.7 - UNICAJA 80 - REAL MADRID 96



El Real Madrid, en un partido marcado por sus triples -un total de once- rompió hoy la racha de Unicaja de Málaga, que llevaba doce triunfos consecutivos en su cancha, desde que se hizo cargo del equipo el técnico Jesús "Chus" Mateo, en la pasada campaña.

Fue a partir del segundo cuarto cuando el Real Madrid fraguó su triunfo, ya en que en la primera manga el partido fue mucho más nivelado e incluso Unicaja acabó el parcial con una ventaja de tres puntos.

El primer cuarto fue trepidante, con un gran acierto en los lanzamientos (ambos equipos aprovecharon nueve de los trece de dos), y en donde a la efectividad de Darden (diez puntos) y Freeland, en Unicaja, el Madrid opuso a un Serge Ibaka intimidador y con seis puntos. Al final 24-21.

Los comienzos de la segunda manga fueron prometedores para el Real Madrid, sobre todo tras una asistencia de Sergio Rodríguez culminada con una canasta de Suárez para poner un 28-32 (m.13), que provocó, además, un tiempo muero de Chus Mateo.

Reaccionó Unicaja, pero otra vez Carlos Suárez, con un triple, puso a su equipo con una ventaja de siete puntos (30-37, mediado este cuarto), la máxima hasta entonces del choque.

Dos triples casi consecutivos de Rudy Fernández pusieron a Unicaja contar las cuerdas: 41-50, a falta de 1.22 para el descanso, y que Daycee Carroll se encargó de aumentar con otro tiro de tres puntos (42-53).

Los madridistas dejaron el partido encarrilado con cuatro triples en los albores del tercer tercio, el primero de Mirotic, y el ultimo de Llull, que llevaron las diferencias a los 17 puntos: 42-59 (m.22), ante un Unicaja que tardó en encontrar el acierto ante el aro adversario.

No obstante, el Madrid pasó por una pequeña "pájara" que aprovechó Unicaja para recortar las diferencias y dejarlas en solo once puntos: 59-70 (m.28),

El tiempo muerto de Laso hizo recobrar al Madrid su intensidad y efectividad, sobre todo en los triples, y Llull y Rudy, casi consecutivos, elevaron a 15 puntos la diferencia: 61-76; aderezada con otra canasta (de dos) de Llull que llevaron a Chus Mateo a pedir tiempo.

Garbajosa, con un triple llevó otra vez la ilusión a Unicaja, con un triple que redujo la desventaja a diez puntos: 70-80 (m.36).

Un parcial de 0-8, con triples de Jaycee Carroll y Sergio Rodríguez, dejaron ya sin opciones a un Unicaja que, no obstante, no quiso entregarse en ningún momento.

Al final victoria del Real Madrid por dieciséis puntos de diferencia en la que supone la segunda derrota de los malagueños en la actual campaña.

FICHA TECNICA

Unicaja (24+18+21+17): Valters (7), Berni Rodríguez (4), Luka Zoric (6), Freeland (20) y Darden (17), también jugaron Sinanovic (8), Garbajosa (4), Fitch (6), Rowland (6), Peric (2) y Blanco (-).

Real Madrid (21+32+27+16): Llull (11), Rudy Fernández (18) Suárez (10), Nikola Mirotic (7) y Serge Ibaka (8), también jugaron Marty Pocius (-), Tomic (7), Felipe Reyes (10), Sergio Rodríguez (7), Jaycee Carroll (18).

Árbitros: Martín Bertrán, Oscar Perea y Martínez Fernández.

Incidencias: Partido disputado en el palacio José María Martín Carpena ante unos 10.000 espectadores.



Share

EUROLIGA: PARTIZAN 80 - REAL MADRID 79

.

Este Partizán no es un gran Partizán pero tiene de su lado, siempre, el Pionir. No la cancha más grande ni la más bonita de Europa pero sí, seguramente, la más hirviente. En esas calderas que destilan azufre los equipos pasan la prueba del algodón, se enfrentan a sus miedos y sus limitaciones, se ven obligados a enseñar lo que en otras localizaciones no necesitan. Seguramente Partizán será un rival accesible cuando visite Madrid pero en el Pionir ruge como un león. Siempre peligroso en esa pista que inclina estadísticas (Partizán tiró 15 tiros libres más), lo es más mientras dure el lockout, que tiene al Real Madrid con Rudy e Ibaka... y a Partizán con Pekovic.

Pekovic es por sí sólo un porcentaje muy alto de la explicación a la derrota del Real Madrid, segunda en Europa, segunda en la segunda salida peliaguda y segunda en un grupo en el que Maccabi tensa la cuerda y por detrás el atasco promete emociones fuertes (Real Madrid, Efes, Milán, Partizán...). Pekovic es un mole de 2'10 y 122 kilos que amasa talento y que resulta, la tiranía de la lógica, imparable cerca de la zona. De vuelta a Europa mientras los Timberwolves (jugará con Ricky) siguen parados, aireó las lagunas que tiene la defensa del Real Madrid en su zona. Sólo le paró el cansancio, evidente en el segundo tiempo. En el primero sumó 16 puntos en 16 minutos (terminó con 20 y 7 faltas recibidas). Y fue cargando de personales a los rivales que comparecieron (Begic, Felipe, Ibaka...). Porque Tomic, mantequilla como tantas veces e incluso más, se esfumó en cuanto contactó con el corpachón de Pekovic (jugó 9 minutos en los que no anotó). Con Pekovic, Macvan (16 puntos, 12 rebotes) y la determinación de Acie Law ganó el partido un Partizán con menos talento que las mejores versiones de este equipo histórico. Un Partizán con poco tiro exterior, una rotación corta... pero una tonelada de orgullo. Y Pekovic.

Real Madrid bajo mínimos

Lo peor para el Real Madrid es que perdió el partido tres veces. Lo perdió de salida con un inicio espantoso (10-0, 14-3 en 6 minutos). Lo perdió cuando se puso por primera vez por delante (del 34-35 al 45-40 del descanso) y lo perdió finalmente en un último cuarto desesperante: comenzó por delante (57-61), tardó tres minutos en anotar, concedió 15 puntos en cinco minutos a un rival al que dejó recuperar el resuello a base de rebotes de ataque y segundas opciones y se esfumó en los últimos ataques: un triple estelar de Rudy (76-78) dio paso a cuatro tiros libres de Partizán y malos ataques de un Real Madrid mal dirigido desde el banquillo y destemplado con el estoque: Llull falló el tiro libre que hubiera puesto el empate con 7 segundos y un triple para ganar el partido sobre la bocina.

La derrota del Real Madrid pareció casi un ejercicio de justicia ante un rival con menos talento pero, al menos esta vez, más rigor, más cemento y más pasión. Un rival que sólo metió dos triples pero que llevó al Real Madrid a 15 pérdidas (8 en el pésimo primer cuarto) y a ceder el rebote, habitual arma del bando blanco (36-31, hasta 14 ofensivos para Partizán). Ni siquiera Laso movió esta vez bien las piezas, no entraron tiros decisivos y Felipe (4 faltas en el primer tiempo) y Begic pagaron con técnicas sus innecesarios excesos en una pista donde los árbitros viven en un clima selvático, bajo una presión irrespirable.

El Real Madrid vivió en realidad de destellos de talento. Un poco al principio de Mirotic y Llull, diez puntos de Rudy en el tercer cuarto (terminó con 13 en un día muy discreto) y sobre todo una racha excelsa de Carroll, que dio vida a su equipo con 14 puntos seguidos (y 16 en cinco minutos) en el segundo cuarto. Terminó con 21 puntos y sin flujo de juego en las posesiones decisivas por la mala gestión de un equipo que lo fió todo a sus argumentos individuales y que contó con muy poca ayuda de Ibaka (2 puntos, 3 rebotes y un par de tapones), un Sergio inconstante, un Suárez finalmente desaparecido y, además de la transparencia inaceptable de Tomic, un Begic que sólo apareció a golpe de intimidación al final y cuando a Pekovic apenas le quedaba aliento.

Pero hubo demasiados minutos feos, demasiados agujeros en defensa, demasiada poca capacidad para frenar a un equipo que hizo exactamente lo que se sabía que iba a hacer (lo único que puede hacer con sus armas) y muy pocos recursos en ataque estático: tiros forzados, mala selección, cuestionable circulación, pérdidas... demasiadas cosas feas como para que lo arreglaran un puñado de destellos de Rudy y unos minutos sobrehumanos de Carroll. No fue suficiente y el Real Madrid perdió, cede terreno y tendrá que seguir peleando con el Top 16 a la vista. Así es este grupo de la muerte y así es, tenga mucho o poco en plantilla el Partizán, el infierno legendario del Pionir.

FICHA TECNICA

Partizán (22+23+12+23): Law (14), Lucic, Milosavljevic (5), Cakarevic (7) y Pekovic (20) -equipo inicial- Kecman (10), Raduljica (4), Jaramaz, Katic (2), Bozic, Macvan (16) y Andjusic (2).

Real Madrid (16+24+21+18): Tomic, Rudy (13), Suárez (4), Mirotic (9) y Llull (13) -equipo inicial-, Begic (3), Pocius (7), Reyes (2), Carroll (21), Rodríguez (5) e Ibaka (2).

Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Boris Ryzhyk (UKR) y Gianluca Mattioli (ITA). Eliminaron por cinco personales a Felipe Reyes (min.35) y Lucic (min.40).

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo C de la Euroliga disputado en la sala Pionir de Belgrado ante 7.500 espectadores.



Share

BALONCESTO: LIGA ACB J.6 - REAL MADRID 78 - CAJASOL 65



Dice Joan Plaza que si cuenta con una cualidad como técnico es que consigue que defiendan hasta las piedras. No sabemos si tiene muchas en el Cajasol, pero la aplicación atrás de sus jugadores supone un nudo al cuello del rival. Con Paul Davis de baja -no pasó la prueba-, Bogdanovic, Rubio y Triguero se multiplicaron para minimizar el atómico arsenal interior del Madrid. Y lo consiguió durante casi todo el partido con las ayudas constantes de los bajitos. Con un English­ inspiradísimo (10 puntos de salida), el Cajasol mandó hasta el descanso (31-36) en un Palacio de Deportes que se acercó al lleno y ovacionó a Plaza. Todo con Florentino­ otra vez en el palco.

Mirotic rompió desde fuera en el último cuarto con 13 de sus 14 puntos, pero el despertar blanco llegó en la reanudación, "cuando el equipo se dio cuenta de que hay que bajar a la mina", según Pablo Laso. Con otro aire atrás, el Madrid selló un parcial de 20-5 en menos de siete minutos (51-41). Vimos muy incisivos a Sergio Rodríguez y a Pocius. Firmaron entonces entre ambos quince tantos. El lituano mostró una determinación brutal para encarar el aro. Y a su vera, en buena conexión, el tinerfeño, que completó su mejor partido de la temporada. Se lo puso fácil a sus compañeros: siete asistencias, quince en dos partidos. Pero no es cosa de números, sino de chispa, de sensaciones. Y, luego, de más números: con él en pista, el Madrid ganó por 26 puntos. Al alza, aunque la defensa le pasa facturas que a veces no puede pagar.

El Cajasol resistió la embestida del bulldozer­ blanco y alcanzó vivo el cuarto final, en el que apareció la manita de Mirotic. A Laso le gustó la actitud de Tomic, aunque no sumara. Sin Paul Davis, el Madrid debió buscarle más. Echamos en falta más balones al poste. Hay que esperar, el pastel sigue en el horno.

FICHA TECNICA

Real Madrid (17+14+22+25): Sergio Rodríguez (13), Carlos Suárez (3), Rudy (12), Mirotic (14) y Tomic (2) -quinteto inicial- Ibaka (0), Carroll (6), Pocius (15), Llull (0), Reyes (6) y Begic (7).

Cajasol (17+19+16+13): Triguero (10), Satoransky (5), P. Jasen (4), Bogdanovic (11) y English (14) -quinteto inicial- T. Urtasún (4), Calloway (8), Rubio (6), Tepic (3), Izquierdo (0) y Balvin (0).

Árbitros: Hierrezuelo, García González y Sánchez M.

Incidencias: Sexta jornada de la Liga ACB. Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, 10.184 espectadores.


Share

C.N LIGA: REAL MADRID 7 - OSASUNA 1



El Madrid es infinitamente superior a Osasuna por muy temprano que se levante. Hoy saltó de la cama y liquidó sin piedad al equipo navarro con el fútbol colectivo, de alto mando y sin fisuras que le mantiene en la cima de esta Liga. Di Maríaestableció un tiempo de paso inalcanzable para un Osasuna con excusas (nueve bajas son plomo en la moral y en las piernas) y regaló tres goles antes del descanso (suma once asistencias en diez partidos). Su lesión es una terrible noticia para el Madrid, amortiguada por el bienestar general.Cristiano le sacó brillo a su Bota de Oro, con su cuarto hat-trick del curso; Higuaín no dejó pasar una y Pepe y Sergio Ramos son cemento armado. Esa oleada de entusiasmo y brillantez arrastró aÖzil a ratos. Después del descanso volvió a sacar a la superficie su fútbol distinguido tan del gusto del estadio.

El Madrid desarmó a Osasuna con un argumento que paraliza a la presa: la recuperación relámpago del balón. Mendilíbar procuró que su equipo no se encastillara demasiado. La pretensión era resignarse al dominio blanco, pero no al asedio. Y eso exigía enganchar tres o cuatro contragolpes que hiciesen pensar al Madrid. No llegaron y el desánimo de perseguir y perseguir sin lanzar una mano derrumbó al equipo navarro.

El Madrid se echó la muleta a la derecha de Di María y fue construyendo su faena con firmeza y sin prisas. Durante 20 minutos todo quedó en grado de tentativa: una media vuelta fallida de Khedira, al que mejor le ha venido esa mejoría general; un cabezazo flojo de Higuaín; un derechazo mordido de Di María. Pero cuando se acercó la hora del aperitivo el Madrid disparó su apetito.

Di María buscó una y otra vez al novato Satrústegui y acabó sacando una rosca hacia dentro que hizo escala en la coronilla de Cristiano antes de superar a Andrés Fernández. Osasuna aún asomó la cabeza con un empate pícaro. Pepe había salido del campo para que el médico mirase su tobillo y mientras banquillo y futbolistas blancos reclamaban su reingreso, Raúl García sacó con rapidez una falta e Ibrahima salvó la salida de Casillas. Un gol de pasado atlético contra un Madrid al que, en esa jugada, se le pegaron las sábanas.

El Bernabéu entendió que Álvarez Izquierdo toleró de forma inconveniente la picardía navarra y le pilló el 2-1 en plena reclamación. El cabezazo de Pepe ahogó la queja colectiva y la rabia propia. La entrega volvió a ser de Di María, como la del 3-1, que llegaría seis minutos después, aunque Higuaínle dio un trámite más largo. Recibió el pase profundo, recortó y colocó su derechazo lejos del guante izquierdo de Andrés Fernández.

La segunda mitad dejó para el Madrid una muy mala noticia, la lesión de Di María por exceso de celo (forzó demasiado su pierna izquierda para salvar de tacón un intrascendente fuera de banda), y unas cuantas magníficas. Özil firmó veinte minutos estupendos, en los que provocó el penalti y la expulsión de Satrústegui; Cristiano Ronaldo sumó su cuarto hat-trick del curso; Arbeloa se apuntó una asistencia de extremo y otra de mediapunta, dos benditas rarezas; Mourinho pudo juntar a Higuaín y Benzema y el francés dibujó en sus goles, diferentes pero soberbios, que está sobrado de fundamentos e impecable de silueta;debutó Sahin y lo hizo junto a Xabi Alonso, concesión el técnico a las bellas artes; y Coentrao también regaló un tanto para no desmerecer de Marcelo.

Para Osasuna, en cambio, cada noticia fue peor que la anterior. En nueve minutos se tragó tres goles más y se vio desbordado con un equipo que juega por los puntos, por el récord de goles y por mandarle al Barça un mensaje de superpotencia a superpotencia. Un mensaje contundente y amenazador.

FICHA TECNICA

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Coentrao; Khedira (Sahin, m. 67), Xabi Alonso, Di María (Benzema, m. 49); Özil (Callejón, m. 67), Cristiano Ronaldo e Higuaín.

Osasuna: Andrés Fernández; Damià, Lolo, Miguel Flaño, Satrústegui; Puñal (Rubén, m.75), Nekounam; Calleja (Timor, m.86), Raúl García, Ibrahima; y Nino (Marcos Pérez, m.59).

Goles: 1-0, m. 23: Cristiano Ronaldo. 1-1, m. 30: Ibrahima. 2-1, m. 34: Pepe. 3-1, m. 40: Higuaín. 4-1, m. 54: Cristiano Ronaldo de penalti. 5-1, m. 58: Cristiano Ronaldo. 6-1, m. 62: Benzema. 7-1, m. 81: Benzema.

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Comité Catalán). Amonestó a Puñal (23) por Osasuna. Expulsó por doble cartulina amarilla a Satrústegui (32 y 54).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 12ª jornada de Primera División, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 83.000 espectadores. Los jugadores del Real Madrid mandaron un mensaje de ánimo a su excompañero Antonio Cassano.



Share

EUROLIGA: MACCABI 88 - REAL MADRID 82



El Real Madrid de Rudy Fernández e Ibaka sufrió su primera derrota en la Euroliga esta temporada. Los de Pablo Laso cayeron en Tel Aviv ante un Maccabi en el que destacó Jordan Farmar, con 27 puntos y cuatro rebotes. El conjunto español fue a remolque durante todo el partido, salvo una efímera ventaja de la que disfrutó en el comienzo del segundo cuarto que tiró por la borda debido a su incapacidad de frenar las continuas penetraciones rivales y el acierto en el tiro interior y exterior del equipo israelí. Aún así, el cuadro blanco llegó vivo al descanso, tras el cual no fue capaz de cambiar la dinámica del partido y acabó inaugurando su casillero de derrotas en competición europea. Carroll, con 18 puntos, y Felipe Reyes con 15, fueron lo más destacado del conjunto merengue.

Maccabi y Real Madrid comenzaron el partido con un intercambio de canastas que mantuvo el marcador parejo hasta el primer tiempo muerto solicitado por Davi Blatt. El fuerte contragolpe del equipo israelí durante los minutos iniciales del encuentro obligó al conjunto español a prestar más atención de la normal a las tareas defensivas. Cierta falta de concentración de los hombres de Laso y una serie de ataques con pases imprecisos permitieron al conjunto local colocarse con la primera ventaja notable en el electrónico (19-13) a falta de poco más de dos minutos para la conclusión del primer cuarto. El tiempo muerto solicitado por Laso sirvió para despertar a los suyos, que comenzaron a bajar bien en defensa e impidieron a su rival finalizar sus ataques con la facilidad con la que lo habían hecho hasta entonces. Se llegó a los diez primeros minutos de partido con el marcador igualado (21-21) y con Jordan Farmar y Rudy Fernández, con ocho puntos cada uno, liderando el apartado anotador del encuentro.

La buena transición en ataque y el acierto en el juego interior de Sergio Rodríguez junto al tiro exterior de Carroll y un espléndido Ibaka posteando bajo el aro permitieron al Real Madrid alcanzar su máxima ventaja del partido (25-31) cuando habían transcurrido tan sólo tres minutos del segundo cuarto. En poco más de uno, los de Laso tiraron por la borda todo el trabajo realizado para despegar en el marcador y permitieron la contundente respuesta de su rival, que volvió a situarse arriba (36-31). El equipo español se negó a que se perdiera la igualdad que presidió el choque desde su comienzo y supo sujetar a su rival para que no se marchara con una ventaja considerable al descanso (46-41). Jordan Farmar, una auténtica pesadilla para un Real Madrid que, salvo la efímera ventaja de la que disfrutó, siempre fue a remolque, se marchó a los vestuarios como máximo anotador con 13 puntos. Rudy Fernández con 10 y Serge Ibaka con 7 sostuvieron a su equipo durante el primer acto.

El tercer cuarto comenzó con las espadas en todo lo alto y con dos errores consecutivos del Real Madrid que permitieron a Maccabi ampliar su ventaja (50-41) aprovechando una asombrosa fragilidad defensiva española. A este hándicap se le sumó el desacierto desde la línea de tres de los madrileños que, por contra, veían como los locales aumentaban su ventaja hasta conseguir la máxima diferencia del partido (55-43) a seis minutos de que acabara el tercer asalto. Pablo Laso solicitó un tiempo muerto para arengar a los suyos y hacerles ver que la reacción era obligada. La incapacidad para parar las continuas penetraciones del rival y la falta de ayudas a los bases son sólo dos de las lacras sufridas por el Real Madrid durante un tercer cuarto en el que se mostró perdido y en el que aguantó el tirón respondiendo como pudo al duelo que planteó Maccabi desde los 6'75. A falta de diez minutos para la conclusión, el marcador reflejaba un 74-62 en el que los 18 tantos de Jordan Farmar y los 15 de Schortsanitis tuvieron mucho que ver.

El Real Madrid afrontó el último cuarto del encuentro obligado a cambiar muchas cosas en su juego para tener alguna opción de reducir su desventaja y llegar a los minutos finales con opciones. Aunque el ritmo de partido bajó de forma considerable, algo que en principio favorecía al equipo español, los minutos pasaron sin que los blancos fueran capaces de levantarse y poner en apuros a su rival, que a falta de cinco minutos para el final alcanzó su máxima ventaja del partido (81-68). La posibilidad de remontada acabó adquiriendo la condición de épica a medida que avanzó el reloj y el Real Madrid sumó en Tel Aviv su primera derrota (88-82) en Euroliga de esta temporada. Jordan Farmar fue el máximo anotador del encuentro con 27 puntos, a los que sumó 4 rebotes para firmar una actuación brillante.

FICHA TECNICA

Maccabi Electra (21+25+28+14): Smith (15), Eliyahu (2), Farmar (27), Ohayon (5) y Schortsanitis (16) -equipo inicial-, Papaloukas, Hendrix (7), Blu (16), Pnini, James y Langford.

Real Madrid (21+20+21+20): Rudy (13), Suárez (5), Mirotic (2), Llull (3) y Begic (4) -equipo inicial-, Tomic (2), Pocius (4), Reyes (15), Carroll (18), Rodríguez (7) e Ibaka (9).

Árbitros: Ilija Belosevic (SRB), Fernando Rocha (POR) y Anastasios Piloidis (GRE). Sergio Llull fue eliminado por cinco personales en el minuto 40.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del grupo C de la Euroliga disputado en el Nokia Arena de Tel Aviv ante 11.060 espectadores.



Share

COPA DE EUROPA: O.LYON 0 - REAL MADRID 2



El Real Madrid está donde quería y cuando quería, clasificado para los octavos de final de la Liga de Campeones con dos jornadas de margen. Un trabajo limpio y eficaz adornado con números magníficos. Cuatro victorias y ningún gol encajado. El viaje del Madrid por esta fase de grupos ha sido plácido y sin sobresaltos. A ello ha contribuido tanto su buen tono como el escaso nivel de sus rivales, con más nombre que fútbol, con más pasado que presente. Al Lyon le pasó por encima, pero tantas ocasiones malgastó que sólo llegó al gol a balón parado. Primero de falta y luego de penalti. La firma a esas dos acciones la puso Cristiano Ronaldo.

El Lyon fue lo que quiso que fuera el Madrid, que sin forzar en exceso, tomándose la vida con más calma que otras noches y, sobre todo, perdonando demasiadas ocasiones, se mostró infinitamente superior a un rival que es una caricatura de lo que un día fue. La diferencia que se vio sobre el campo invitaba a ver una goleada en el marcador. Si no se produjo fue por culpa del Madrid, que se recreó en exceso, se confió en el remate y dejó pasar de largo una gran oportunidad para haber conseguido un resultado de los que se recuerdan con el tiempo. Este 0-2 no tardará en ser olvidado. Por todos menos por Cristiano, que con su doblete a balón parado suma ya 100 goles vestido con la camiseta del Real Madrid en 105 encuentros.

Cada ataque del Madrid era una ocasión de peligro. Las estampidas del Madrid no anunciaban nada bueno para el Lyon, todo lo contrario que las ofensivas del equipo francés, que no pasaron de inocentes caricias. Mientras el Madrid estuvo concentrado y mostró intensidad e interés por defender, Casillas apenas tuvo que intervenir. Cuando se vio exigido por el Lyon, Iker estuvo extraordinario. Y donde no llegó él, apareció el larguero para evitar el gol.

En medio de esta incuestionable superioridad del Madrid, tres hombres se elevaron por encima del resto, Cristiano, autor de un doblete; Özil, más despierto de lo que se le ha visto últimamente; yBenzema, muy activo hasta que fue sustituido porHiguaín. También tuvo espacios suficientes para lucirse Di María, quien no vivió su mejor noche y volvió a evidenciar que su destreza golpeando la pelota con la pierna derecha es la misma que mostraría si aporreara el balón con una garrota. Terminó siendo sustituido por Callejón a poco del cierre.

La fragilidad del Lyon permitió que Lass saliera airoso del trance de actuar primero como lateral derecho y terminar como izquierdo, después de la lesión de Coentrao. El portugués fue reemplazado por el enmascarado Albiol, que se situó como lateral y dejó que Ramos siguiera formando pareja en el centro de la zaga con Pepe.

El Madrid solventó el encuentro a balón parado. Mediado el primer tiempo, Cristiano ajustó su punto de mira y batió a Lloris con un tiro de falta potente y preciso que entró por el palo que defendía, pero mal, el portero. En el minuto 70, el portugués firmó su gol 100 de forma menos glamurosa, pero igual de importante para la estadística, al transformar un penalti cometido sobre él mismo por Dabo. La acción debió ser invalidada, puesto que cuando recibió el balón, Cristiano estaba en fuera de juego.

Lo que ocurrió antes y después fue un carrusel de ocasiones que una a una fue desperdiciando el Madrid, que ahora puede entregarse a dosificar energías y preparar futuros retos con el sosiego que da saberse con el trabajo hecho.

FICHA TECNICA

O. Lyon: Lloris; Dabo, Cris, Lovren (Koné, min. 37), Réveillère; Kallstrom, Gonalons; Ederson (Belfodil, min. 83), Gourcuff, Briand; y Gomis (Lacazette, min. 74).

Real Madrid: Casillas; Lass Diarra, Pepe, Ramos, Coentrao (Albiol, min. 62); Khedira, Alonso; Di María (Callejón, min. 83), Özil, Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, min. 70).

Goles: 0-1, min. 24: Cristiano Ronaldo; 0-2, min.70: Cristiano Ronaldo, de penalti.

Árbitro: Nicola Rizzoli (ITA). Mostró cartulina amarilla a Cris (min. 7), Khedira (min. 50), Kallstrom (min. 56), L. Diarra (min. 58), Albiol (min. 74) e Higuaín (min. 76).

Incidencias: asistieron 39.000 personas al partido correspondiente a la cuarta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el estadio de Gerland.



Share